Monday, November 20, 2006

noviembre






Señoras y señores:


Mis sinceras disculpas por la dilatada ausencia que me ha separado de vosotros, de mi entretenimiento preferido y del placer que supone para mí conocer que vuestras adolescentes pupilas se pasean alegres por mis letras.
Parece que este otoño se contonea rápido, los días se suceden casi sin sentirlos y las ansiadas noches pasan como el humo de mis cigarrillos. Increíblemente, noviembre, uno de mis meses preferidos, se agota sin yo poder evitarlo, cuando antes se dilataba lento en los segundos de un otoño frío y lluvioso, eterno noviembre de estudiante, de sueños prenavideños, de luces veladas y días redondeados con lápiz rosa.
Ahora los meses se hacen adultos sin pensarlo, adolescentes precoces, niños viejos, reyes por un día. La navidad se asoma a los cristales, enamora las calles, seduce al euro y sigue entristeciendo y aburriendo de la misma manera a los mismos de siempre, así se vista del eterno rojo o se disfrace de un rosa que aún no creo que le siente. Ahora toca pensar qué hacer en vacaciones, qué adornos comprar para el árbol de este año, elegir sonriente los turrones y dulces empalagosos propios de la época, un vestido imposible para nochevieja, una fiesta glamourosa, una aguja en un pajar, reunir a la familia, a los amigos, y seguir sonriendo veinticuatro horas, ser amable constantemente aunque cueste, difundir el "feliz navidad" y decidir qué escribir en el documento más importante del año: la carta a los Reyes Magos.
Aún no puedo decir nada de la mía, hoy mismo un amigo me recordaba que todavía no había decidido mi lista... Este año será interminable, más grande que nunca y, por primera vez en mi vida, será pública. Pocas personas han leído tan preciado documento a lo largo de mi vida, mis padres siempre, el rey Baltasar siempre y ahora vosotros, en exclusiva, en un mes.
Hasta entonces, intentaré pasar desapercibida en mis comentarios, recostarme en el anonimato de mis escritos y desaparecer bajo máscaras que pueden resultar más que divertidas.
Espero que cuando leaís mis esperanzadas palabras dentro de poco, en la edición navideña de a&p, os animeis a escribir también las vuestras, nunca se sabe, quizá internet este año sea la llave a una vida de sueños, el rey mago del siglo XXI, pero de una vez y para siempre, reales, que los sueños, como dijo el mago de la palabra, "sueños son",y para inamovibles ya están otros, ya tenemos a Acebes para parar el tiempo y a Bush para prohibir e impedir lo imposible... ¿será posible abrir este año la caja de los sueños?
Atentamente,

Majo Caracuel.

2 comments:

La pequeña Memo said...

De todas/os es conocido mi profundo sentimiento de odio por la Navidad..., no lo puedo remediar, Deke, cada vez que veo el anuncio de la lotería (este año sin el señor calvito) me sube una cosa que confirma que mi mayor deseo por estas fechas es acostarme el 20 de diciembre y levantarme el 10 de enero, sin tener que pasar por esta felicidad forzada que por narices hay que tener en los próximos días. Me fastidian las luces de colores, los árboles cargados de cositas q brillan, q todo el mundo se ria como un Papá Noel q aquí en España no pinta nada... y los villancicos... ni te cuento, qué castigo!!!
De todas formas, yo que soy muy inocentona, aún cuento y espero que el espíritu de la Navidad me embargue algún que otro frío mes de diciembre.
Besitos.

deke noel said...

Querida MAjo, cómo se nota que nuestra Memole no ha recibido un besazo de amor bajo un muérdago navideño, no ha vomitado un polvorón atrancado entre la laringe y el esófago mientras el resto del personal se partía de risa y ella se enfrentaba a una muerte por asfixia que parecía inminente.

La Navidad no es sólo comercial--pero a mi mientras más regalos me hagan , mejor, que conste en acta--,la navidad es un sentimiento que yo comparo con una eterna sonrisa. ¿Alguien ha visto alguna vez una tienda de todo 0.60 más bonita que ahora? ¡Espumillones rojos antiglamurosos que pierden la brillantina con apenas tocarlos!¡grasas saturadas en peladillas de Rute!¿qué más da si la dicha es buena? ¿qué más da si es navidad o semana santa? Simplemnte celebramos que estamos aqui, que un año más podemos darnos dos besos y desearnos lo mejor porque nunca se sabe cuándo vamos a dejar de vernos para siempre.

Con la escusa de la navidad pedimos deseos, imaginamos un futuro mejor y nos evadimos por unos días de la rutina del resto del año. ¿Qué tiene de malo en volver a ser un niño?

Memole, he pensado que este año tengo que convencerte un poquito así que MAjo y yo vamos a meterte turrón del duro en vena, a vestirte con lentejuelas y a colocarte unas antenas de Rudolf. Te enseñaremos a cantar el Merry Christmas en spanglish -que es como mola- y , al final, comprenderás que la NAvidad es lo de menos, que lo que importa es que sea por culpa del Corte INglés,por el calvo del lotero o por el tanga rojo que nos da por instalar,la gente se siente feliz y comparte contigo su champán del mercadona.

Con cava o con ron de ése que a ti te gusta, me da igual, pero este año Deke vuelve a brindar por vosotras y a porculear con su manidas tarjetas navideñas. El que avisa no es traidor.

Majo, cuidado, el corte inglés quiere copiarte el escaparate!!!