Wednesday, July 11, 2007


Después de mucho mucho tiempo, ayer, a medio día, subí a lo más alto de la casa, la azotea hervía bajo el sol. Los tejados despoblados... La brisa desaparecida convertía la ciudad en un habismo fantasma de temperatura más de infierno que de castillo de miedo.
Tras observar el bochornoso medio día, decidí desnudarme ante la soledad rojiza de los tejados. Me recuerdo saltando durante unas horas tomando el sol empapada en agua, semidesnuda y saltando sin saber muy bien cómo ni por qué había acabado entre las tejas y tejados. Ahora las razones se someten a la fuerza de mis sentidos. He decido la simpleza de hacer lo que me plazca.
Pasada la media noche, tras volver de una cita con amigos, al llegar a casa y tras lavarme los dientes, me enfundé mi corrector dental. Al notar el plástico entre mi dentadura reparé en cuánto tiempo hacía que no lo usaba. Mientras mi lengua lo reconocía, mi mente intentaba entender por qué después de tanto tiempo había decidido enfundarme aquella funda de manera tan natural. Había empezado a recuperar hábitos perdidos. Las cigüeñas ya no se marchan a África pero yo he decidido retomar un pasado que quizá no estaba cerrado.
Por la noche, en la cama no podía dormir y dediqué mi tiempo en soledad para reconocer cuanto había cambiado mi vida en tan poco tiempo. Recordé como era todo para mí a tan sólo un año vista atrás. El pasado es poliédrico. Cada segundo lo hace único, memorable o motivo de angustia estomacal.
Recordar el julio del fatídico 2006 sigue produciéndome nauseas. Fueron días difíciles de entender. Habría necesitado un agujero donde vivir y no salir en algunos meses. Como no lo encontré, y las situaciones se apresuraban a sacarme de mi retiro voluntario, mi ahogo se refugió en el interior, se acomodó y casi pensó quedarse para siempre. Ha hecho falta casi un año para despedirlo definitivamente. Ahora parece que la luz dibuja el contexto de manera diferente. El calor es insoportable pero no me ahoga como antes, ahora no se me corta la respiración, es sólo cuestión de llevar tirantes. Las calles no son tan cerradas como las imaginaba, es sólo que se trata de un pueblo de interior… Mis ansias por desaparecer del mapa se diluyen en sonrisas de diario y se convierten en una vida feliz, mi vida. Mis planes se mantienen inalterables, al igual que mis sueños, pero no como la única llave a mi salvación porque no la necesito, ya estoy salvada, y he sido yo misma. Creo que cuando empecé a darme cuenta de que mi alegría estaba bajo cero, encontré la verdadera puerta hacia el cielo. Este julio se disfraza de feria quizá, de verano deseado sin duda, y de vida presente, fuera por fin de imaginados futuros inmediatos.

7 comments:

libertanguera said...

Majo, estás salvadísima (y yo que me alegro); a ver si te veo por la feria; focas, estáis invitadas, claro!

Santi said...

Bueno, después de leer el blog por entero veo que decidiste prepararte las oposiciones. Una suerte que esta vez te fue esquiva pero ello no significa que siempre que juegues tenga que salir el mismo lado de la moneda.
Corren tiempos donde es fundamental tener la cabeza fría y entender que opositar en estos momentos es un juego de azar. ¿Por qué? Bueno, no creo que haga falta aquí exponer los motivos. Todos los sabemos. Sólo uno: Andalucía es la región con más número de interinos de toda Europa.
Creo que un camino sería tener como objetivo "meter la cabeza", aprobando el primero, entrando en bolsa, y después esperar el lado de la moneda que te haga sonreir. Y si no, esperar una llamada de interina. Eso es lo fundamental. Después es cuestión de tiempo. ¿Te parecen mucho 25 años? ¿Te parecen muchos 27 si las apruebas? ¡Cada año que cumplo me alegro como nunca! ¡Cómo me enseña la vida! (también es cierto que al tener un físico imposible de arreglar será que el paso de los años ahí no hace mella)
Sin embargo, creo que lo más importante es una cosa: no dedicar el tiempo que dediques a la preparación, 1 mes, 6 meses o 3 años de tu vida, por exclusiva a las oposiciones. ¿Por qué? ¿Qué piensas cada vez que miras atrás y ves los dos años que has estado encerrada en casa? (si no recuerdo mal lo que he leído). ¿Te imaginas que hubieras estado estudiando un idioma, haciendo un Máster, estudiando otra carrera... o no diciendo "no" tantas veces a unos cuantos cafés, a algunos sábados, a tus amigos, a ver la tele o leer la revista "Hola"?
El riesgo de un todo o nada está claro: todo o nada. El problema es que las dos opciones tienen un 50%...¡y no todo en la vida es todo o nada!
¡Ánimo! Siempre he dicho que es más fuerte aquél que sabe levantarse del suelo ya que ha vivido dos situaciones: estar de pie y conocer el suelo. Los que siempre están de pie (o así lo creen) jamás entenderán la superación, la fuerza de levantarse, el sacrificio, la lucha por cambiar tu destino...¡demostrar que serás lo que quieres ser!
Un saludo.

Majo Caracuel said...

Santi, eo que eres asiduo a a&p!genial! bienvenido al club! por cierto, chicas, Santi era muy amigo de quien nosotras llamabamos "el presi", eran de historia! habeis recobrado ya la memoria?

Santi. said...

Sí, soy un bloggero, si se puede decir así, enfermizo, si así también me puedo calificar. Me encantan los "blog de autor", digámoslo así, porque pienso...en fin, que me encantan. Así que he matado varios tiros: estaba buscando a una persona por saber qué tal le iba, la encontré; encima es un blog, y, para más inri, es muy bueno. A Chus sí la he visto un par de veces en la facultad pero muy poquito. De hecho, recuerdo que una vez la ví y no sabía ni quién era pero me sonaba. Horas después recordé que era ella. Estaba muy cambiada pero me alegró mucho verla. Después la ví otra vez pero me dio vergüenza saludarla pensando que no me conocería. ¡Son tantos años ya!

jajaja sí, en cuanto al presi, el señor García, es como mi hermano. Ahora no lo recordará nadie pero no creo que pasara desapercibido en nuestros años. Ahora vive aquí en mi barrio con su actual pareja y le quedarán un par de años o tres para casarse, lo que tarden en darle la casa que se compraron.
Espero que si no nos recuerdan por lo menos la memoria no la pierdan que es muy importante no olvidar la Historia para que no cometamos errores del pasado (típico consejillo de historiadores mediocres como yo).
Lo dicho, Mª José, enhorabuena por tu blog y ánimo. Este año más que nunca hay que levantarse, luchar y demostrar que una de las plazas puede ser tuya...y si no es así, como decía Luis Aragonés: yo sólo pienso en ganar, y ganar, y ganar, y volver a ganar, y ganar, y ganar y volver a ganar, y ganar...

deke faralaes said...

Majo, me subí a mi azotea y te vi los pechos. Mi hermano, mi madre, el perro del vecino y la del 5ºB te hicieron fotos.Estabas blancamente divina.

A las 13.30PM quemamos el arenal de Montilla. El que quiera ver a dos inteligentes rubias, que se pase...

La pequeña Memo said...

FMs y demás blogeras/os, la pequeña Memo dice adiós definitivamente al maravilloso mundo del autobús provincial para sumarse al placer de viajar en un coche propio. Sí!!!, ya tengo mi carnet y en dos semanas me entregan mi toyota auris super cool, Deke, hay que hacerle un fondo rosa con flores supersurferas a mi "L" de novata, ya sabes, siempre rosa, que tb es bonitoooo.
Prometo visitas inmediatas.
Majo, todo en esta vida se consigue, aunque a veces tengas la sensación de que el caos se ha instalado indefinidamente a tu alrededor, siempre, siempre hay cosas que hacen que la vida valga la pena. Recuérdamelo con frecuencia, sabes que para esas teorías tengo muy mala memoria.
Un besito, hoy, a pesar de todo, gris.

libertanguera said...

¿Has descansado ya? Llevaba muchos años trabajando en feria y ahora no sé qué habría sido mejor porque sigo cansadísima! Pero, ¿y todo lo que me he reído?
Memo, me alegro de lo de tu carnet y de lo de tu coche, ahora ya no tenemos excusa!
Majo, ya te leeré la cartilla otro día...
Muchos besitos, focas!