Monday, July 03, 2006

en la punta de la flecha


El pasado jueves la dirección de este periódico fue invitada a un evento que se celebraba en Sevilla, con motivo de la IV Noche de las Comunicaciones. El acto estaba organizado por el Colegio de Ingenieros de Telecomunicación de Andalucía Occidental. El lugar elegido para la celebración fue el hotel Central NH a las 9 de la noche. Decidí cubrir la noticia y asistir. Me presenté a la hora citada, sin retrasos, ataviada con un vestido de tirantes y vuelo, de corte años 50 en un favorecedor tono sangre. La actitud previa era encontrarme con un enorme grupo de ingenieros, gente de ciencias, con tendencia al encorsetamiento: prejuicios. Mis disculpas a quienes puedan darse por aludidos, los tópicos existen. Tengo que decir que mis sospechas no se cumplieron del todo, pero sí en parte.
El principio fue un coctel y tras él, pasamos a una enorme sala repleta de mesas redondas. Al fondo un escenario del que rápidamente se adueñó un animador que se hizo con la palabra y un discurso de bienvenida a los asistentes. La charla-saludo se convirtió en un monólogo cómico sobre los tópicos que comenté al principio: topicazos, actitudes típicas de ingenieros de comunicación ante situaciones normales y reales, gusto por todo tipo de aparatos, placer en pasar horas probando conexiones entre el pc y el televisor, cambios de antena parabólica pirata para conseguir el mayor número de canales posibles que no tendrán tiempo de ver, etc. En fin una manera diferente de disfrutar del tiempo libre. Alabo que este tipo de profesionales se regodeen de su trabajo y sea para ellos vocacional. Lo entiendo, de hecho, en micaso, es similar. Leer un libro para mí es uno de las mejores maneras de pasar el tiempo y nunca me canso de dedicar mi ocio a esos tacos de hojas encuadernados, la mejor manera de vivir gran parte las poliédricas facetas del mundo en que nos ha tocado vivir. Pero el cómico no fue muy afortunado en sus comentarios y sus chistes se perdían en un murmullo que cada vez se hacían más insostenibles, hasta que fue conlcluyendo salvado por un par de chistes que difuminaron el fracaso humorístico. Tras este aperitivo, comenzó la cena y mi interacción con el medio. La mesa estaba compuesta por nueve comensales, ente los cuales me incluía. Diversidad de edades, pero ninguno mayor de los cuarenta y cinco ni tampoco tan joven como mis veinticinco. La representación femenina era escasa en general y en mi mesa solo una fémina más a parte de quien escribe. En primer momento, comentarios muy en relación de la función fática del todopoderoso Jakobson, o sea, crear contactos y vínculos comunicativos. Tras esto, bromas de diverso tipo que hizo que mi concepción del grupo se tornase muy divertida y a continuación, entre apuntes de trabajo, surgían los comentarios típicos de los ingenieros de esta rama, que hacía que en mayor medida los chistes del cómico se cumplieran para divertimento mío y de ellos, que se regocijaban en sus peculiares manías.
La cena tocaba su fin, entre sorbos de vino tinto, muy rico, por cierto. A continuación sube un hombrecito, de aspecto más serio que el que abrió los actos y presenta al que hasta hace muy poco había sido el presidente del Colegio, un señor mayor de unos sesenta años. El fue quien personificó a la perfección mis ideas preconcebidas sobre el gremio. El tal señor se alzó al escenario y empezó a relatar una historia que tenía su persona como protagonista y en la que venía a decir, a grandes rasgos, que los ciento cincuent años de historia de la profesión había producido más beneficios en la sociedad mundial que ninguna otra revolución. Puso ejemplos, más coloristas, tales como que la propia Expo de Sevilla tuvo lugar finalmente por las negociaciones de la élite anadaluza de telecos a la que él pertenecía. En definitiva, y por no extenderme en ejemplos safios, el ex presidente del Colegio dejó entrever en su exposición que el resto de mortales, que no somos ingenieros de telecomunicación, no somos conscientes de cómo hemos podido sobrevivr hasta hoy sin sus supra decisiones de radio mundial. Estos iluminados consideran que hoy la Tierra dejaría de dar vultas alrededor del Sol si esta élite desapareciera.
En fin, y con estas flores y tras mi atónita mirada, aquel peculiar orador terminó su dilatado discurso y se procedió a la entrega de premios al mejor ingeniero del año, etc.
Los comentarios estaban como anclados en un contexto sesentero de esas películas españolas de universitarios en los que se mostraba a ese exclusivo grupo de jóvenes como una aristocracia del conocimiento, todo muy moderado, muy ordenadamente retrógado y derechista. Muy azul.
Y así, se dió paso a las ansiadas copas donde continué conversando con mis compañerpos de mesa, tomando un excelente "gintonic", y convenciéndome que el paso del tiempo es efectivo en las nuevas generaciones, aunque , ironías de la vida en este gremio de avanzados, las ideologías evolucionan más despacio, anclados en propósitos del pasado, encorsetados en una próspera burbuja tecnológica, que parece sobrevivir al paso del tiempo, para ellos, claro.
Antes de cerrar mi artículo, agradezco la invitación al Colegio, espero que entiendan mis palabras no como una crítica sino como una posible opción de descenso al suelo, y se atrevan a respirar el aire fresco, no el que produce el ventilador de sus cuadriculados ordenadores.

18 comments:

Majo Caracuel said...

Para el caballero especialmente diferente!PQS

deke said...

Buena y constructiva crítica. Pero se te ha olvidado un dato muy importante y que tú conoces bien... Lo siento, tengo que decirlo: Lo bueno de tener cerca a un Teleco es que siempre da con la tecla.Je, je....

libertanguera said...

Me consta que te divertiste, pero no sé si hubiera sido tan diplomática en ese círculo de refinados mecanicistas... ¿transforman en fórmula tecnológica cualquier faceta de la vida? a veces me alegro de que la literatura me abriera a ese perspectivismo del que hablas, pero qué bueno es ser filologuilla! (besos)

L said...

de letrass

Cide Hamete said...

"Hola" hubiera necesitado un derrape hacia la parodia y el estado de la cuestión rosa-bluf se hubiera servido en plato de sutil ironía. En cuanto a poner la experiencia "en la punta de la flecha", vale que vuele; pero, desde mis raíces en las letras, y haciendo dejación de humor e ironía, censuro que la belleza del cuadro velazqueño ilustre eventos de rancia cuadrícula: paradojas de lo fático. Dice el cronista de esta historia que a la postre (y a los postres de los telecó-micos)lo permanente es la Venus del espejo que se mira, te mira, mirándonos, mirándose, admirándola, mimosa, sugestiva, esperante, diosa...¡eso sí que es función fática! Vale, chicas, que me espera Cervantes; aunque no: hoy me meto en el cuadro y atravieso, travieso, eso, el espejo. Muá.

Dulcinea said...

La experiencia no está en la punta de la flecha, los telecómicos creen que lo están. El magnífico cuadro que he elegido, está ahí porque mira entre irónica, ausente, impersonal y sugestiva el ambiente y a sí misma, es un distanciamiento para mí, frente al resto.

deke said...

CIDE HAMETE se te conoce a leguas. De mayor quiero ser como tú.

Majo Caracuel said...

para la pequeña memole: ¿Dónde está el comentario siestero? ;) besitos marineros

Anonymous said...

Albert Einstein said:
"La política es para el momento. Una ecuación es para la eternidad."

La pequeña Memole said...

Aquí está, querida Majo.
Poco me queda ya por contaros. Ya sabéis de la mala suerte que he tenido. A pesar de que había muchas posibilidades de que ocurriera, siempre piensas que por lo menos saldrá un tema de los que llevas, aunque sea ese feo feo que por nada del mundo querrías que escogieran. Pero estas cosas pasan; me pasan, a menudo y nada se puede hacer, querida Deke.
Sé que este verano me vas a hacer las alas más bonitas, las más grandes, para que pueda volar con alegría y optimismo a Francia, donde está mi futuro de octubre a marzo, y donde os esperaré, amigas FM, para pasar momentos como los compartidos hasta hoy; para volver a reir juntas, para volver a sentir el verdadero calor de la gente que te quier;, ese que me hará olvidar por qué estoy tan lejos de vosotras.
Majo, no hay excusas que valgan; además traerás material para unos cuantos articulitos más, la moda de París te está esperando...
Peke, cuento contigo, con tu espíritu soñador y aventurero y tus ojos azules.
Chus, entre becas y doctorados, haz un huequecito, tb te espero.
Deke, qué puedo decirte...nada (sabes q, aunque soy filologuilla, yo pa estas cosas no sirvo) espero tus correos, tus cartas, tu adalia cuidando Sevilla,tu "rosa tb es bonito",llévate tus minifaldas,tus bilis de colores, tus gomas del pelo, tus camisetas estilo "tú"..., pero sobre todo, llévate a tí misma. Sabes cuánto lo voy a necesitar.
Allí os espero con la primera edición de "Prolegómenos a una teoría antilingüística",ya encuadernada, que aguarda impaciente su primera lectura conjunta. Deke, será la situación perfecta para que elabores el argumento de nuestro debut en la gran pantalla: "FM, misión Francia".
Un beso muy fuerte para todas y, simplemente, gracias.
On se rencontre en France.
Au revoir!!!
Cide: "la pequeña hada" ya tiene alas nuevas, qué suerte verdad??

La pequeña Memole said...

Lo siento, se me ha pasado...
Uba: sobra decir que sin tu glamour no hay película y que sin tu rollito fiestero (ya decaído en algunas FM, chicas perdonadme, pero es totalmente cierto) no hay reunión que valga. No me falles que me enfado y me quedo sin botellón... ya sabes.Mil gracias por tu apoyo, corazón.
Besitos "de caramelo" (practiquemos la intertextualidad, era así, no, Majo??); jejeje...

F. Daza said...

El simple roce de un verso-beso a cualquier ecuación reduce la eternidad a un instante. Cuando la vida tiembla, aun levemente, la lógica se pierde entre el aleteo de las perspectivas. ¡Vaya!

M. CARA DE ÁNGEL said...

Cuidado con las alas, chicas: Ícaro las compró en el tenderete de un mercadillo y así le fue. Las patentadas por la vida son las alas de los ángeles fieramente humanos.

deke said...

Las alas made in FM son de materia más que prima. Están hechas con el alma de la amistad. Con lo mejor que cada uno puede aportar.
Foca, vu le vu vusea be mua, sexuá...o algo así.

Majo Caracuel said...

las alas, para que no se rompan serán de pluma de oca, en un tono blanco roto, y como material exclusivo antirotura, la alegría de saberse 100% querid@! eso no lo rompe nadie

desde el mar de plástico... said...

¡Pies, para qué os quiero si tengo alas para volar!(Frida Kahlo)

A la mayoría de vosotr@s no os conozco personalmente, pero la lectura (casi) diaria de los geniales artículos de Majo y de los irónicos comentarios de algun@s de sus colaboradores/as (Deke, especialmente) hacen más esperanzadores estos días de tedio y sopor. Un besazo para tod@s.

PD: Memole, al igual q tú, Francia es mi próxima estación. ¡Q te vaya bonito!

ubalina said...

Creo que todo está dicho ya no?? Se que he sido la última del grupo pero me habeis acogido como si fuera una más y a mí me encantais!!! Me alegro de haberos encontrado mil GRACIAS OS QUIERO!!!!

Anonymous said...

Creo que os deberia montar un foro...
V