Wednesday, July 19, 2006

La Cautiva



Ya el sol esconde sus rayos,
el mundo en sombras se vela,
el ave a su nido vuela,
busca asilo el trovador.
Todo calla: en pobre cama
duerme el pastor venturoso,
en su lecho suntuoso
se agita insomne el señor.
Se agita: mas ¡ay! reposa
al fin en su patrio suelo,
no llora en mísero duelo
la libertad que perdió:
los campos ve qua a su infancia
horas dieron de contento,
su oído halaga el acento
del país donde nació.
No gime ilustre cautivo
entre doradas cadenas,
que si bien de encanto llenas,
al cabo cadenas son.
Si acaso triste lamenta,
en torno ve a sus amigos,
que, de su pena testigos,
consuelan su corazón.
La arrogante ergida palma
que en el desierto florece,
al viajero sombra ofrece,
descanso y grato manjar:
y, aunque sola, allí es querida
del árabe errante y fiero,
que siempre va placentero
a su sombra a reposar.
Mas ¡ay triste! yo cautiva,
huérfana y sola suspiro,
el clima extraño respiro,
y amo a un estraño también;
no hallan mis ojos mi patria;
humo has sido mis amores;
nadie calma mis dolores,
y en celos me siento arder.
¡Ah! ¿Llorar? ¿Llorar?... no puedo,
ni ceder a mi tristura,
ni consuelo en mi amargura
podré jamás encontrar.
Supe amar como ninguna,
supe amar correspondida;
despreciada, aborrecida;
¿No sabré también odiar?
¡Adiós, patria! ¡adiós, amores!la
infeliz Zoraida ahora
sólo venganzas implora,
ya condenada a morir.
No soy yo del castellano
la sumisa enamorada,
soy la cautiva cansada
ya de dejarse oprimir.
En 1823 es ejecutado en la horca el militar liberal Rafael de Riego y Núñez, por el régimen de la monarquía absolutista regida por Fernando VII, suceso que fue presenciado por el joven Espronceda. A los quince años, Espronceda fundó con otros jóvenes una sociedad masónico-patriótica llamada «Los Numantinos» y él fue su presidente. Cuando el régimen absolutista descubrió la existencia de esta célula secreta, que se reunían en el sótano de una céntrica calle madrileña, encarceló a todos sus miembros. Espronceda fue condenado a cinco años de reclusión en un convento-prisión de Guadalajara, pero a las pocas semanas y por influencia de su padre, que ejercía de coronel, fue absuelto. En aquel convento-prisión fue donde empezó a escribir el poema épico "El Pelayo". Genial ave fénix. Hoy mi espejo: José de Espronceda.
No hablaré del romanticismo ni en general, ni en particular, eso para los que de profesión se dediquen hoy por hoy a ser filólogos. Yo me quedo con las letras, ahora sí en general. Me quedo con su sentimiento, con todo, menos con la venganza. Magnífico poema. Ya comenté cierto día la grandeza de la poesía, monstruo capaz de acoger a cualquier individuo bajo sus faldas. ¡Qué suerte saber apreciarla! Sigue siendo mi droga, mis libros, mis poemas, mis novelas, mis letras.

3 comments:

Deke said...

Amada mía bonita, rubita de ojos verdes y pestañas teñidas a lo Cristian Dior:

Te voy a contar un secreto. Yo conozco una sociedad "estilo Espronceda", se creó hace seis años en los albores de una promoción de filólogas escogidas por los dioses. Inteligentes y con dones específicos y personalizados,fueron envidiadas no sólo por sus calificaciones sino por ser la élite de aquellos pasillos...¡ojo! A su mesa, no se sentaba cualquiera a desayunar...

Eran- y son -las F.M, siglas secretas de un código que sólo ellas entienden.

Aunque hay quien intenta desvelar sus identidades, nadie logrará encontrarlas en este mundo. Ellas viven allá donde el Aleph las lleve, en un paraje de Comala o en un lugar de la Mancha de cuyo nombre quién quiere acordarse.

Cuando se haga el escrutinio final, allí estarán ellas, aparecerán dando saltos mortales con un traje ajustado de licra de diseño exclusivo que les quedará divino de la muerte, salvando de las llamas a Lyons y al afamado Prolegómenos de Hjemlslev...

Investiga Loris Lane. Quizás sepas mucho de este tema.

La pequeña "Memo" said...

Que vuelva la Majo de siempre... El mundo no se construye a base de lamentos; la vida sigue. No dejes pasar los días y las horas, te aseguro que cuando te arrepientas no volverán para vivirlos con la intensidad que se merecen. (Me lo enseñásteis vosotras, FM, y ahora te lo recuerdo yo, amiga.)
Un besito rosa... "porque el rosa también es bonito"..., ya lo sabes...
Memo.

Anonymous said...

HOY FALTA UN COMENTARIO.
SETENTA AÑOS DE UN CRIMEN.
18 AGOSTO DE 1936.