Monday, April 17, 2006

existen instrumentos para borrar la memoria?




Escribo hoy la palabra "instrumento" para conectar con el género de los informáticos, de los telecos, de los hombres de ciencias del siglo XXI. Os pregunto a vosotros, científicos, que tenéis respuesta para todo, pruebas para lo inefable, conclusiones para las casualidades, estadísticas del amor, y genética para el alma humana, robots para las horas amarillas... qué decis cuando aparece el término nostalgia, qué ocurre con el sentimiento? dónde se ubica ese pálpito que ahoga el cuello de quien padece un beso que se pierde? donde está el instrumento? alguien puede dar una receta para suprimirlo del subsconsciente? Quién puede borrar lo divino, quién me dice dónde habita el olvido?
En un lugar donde brinca un río, de meandros, de pinos y álamos verdes, de puentes de piedra, de torres altas y doradas, de noches de madrugada, de besos azarosos, de luna llena y añil... en un lugar real, donde habitan pasados de ensueño, entre mis recuerdos...
Me dais una respuesta? existe el instrumento? quizá sea el propio tiempo... los segundos que gotean sin parar, mojan cada segmento de nuestro cuerpo, borrando, escribiendo, creando nueva vida en el recuerdo, reviviendo lo olvidado, sonriendo al ver el añil de tu sonrisa bajo el manto de la luna, de nuevo.

4 comments:

Anonymous said...

El que escribe es informático retirado por el propio tiempo. Prueba inefable de que nada es permanete y objetivo físico de donde golpean las gotas del olvido.

Querida Carly, existen dos instrumentos para borrar la memoria: el primero el aburrimiento y el segundo el propio amor, primera causa probada de la desvirtualización de la realidad, que como hombres somos capaces de comprender, es decir, con el aburrimiento y el amor somos capaces de olvidar hasta el arte.

Gracias a Dios que existe gente como tú, que lo apunta todo.

Anonymous said...

muy buena la comparación del anónimo que me precede, te pareces a Carrie, que no Carly. Carrie Bradshow de Sexo en Nueva York, aunque un poco más light, te sigo entre tus lineas.

Anonymous said...

Buenas tardes-noches:
Me ha gustado mucho tu prosa-poética, cualquiera diría que eres una filóloga ausente de paro.
Al principio, no sé por qué, pensé que te dirigías a algún teleco en especial, ya sabes, a ése que a veces amas y a veces te hace llorar aunque no quiera... A ése hombre de ciencias que consiguió descifrar el código que dominó tu rebelde corazón. Era obvio que sólo un teleco te conquistaría, ya lo dice la sapiencia popular "polos opuestos..."
No creo estar capacitada para dar respuesta a tus preguntas, además, de ser retóricas creo que las formulaste consciente de su respuesta. Suele suceder.
Me despido por hoy; no te mando un beso. Te mando un abrazo que es lo que se dan las personas que de verdad se alegran de verse. Hasta mañana mi Flor de Loto.

M.deSena said...

El río fluye entre la vida, sestea bajo los puentes, desclava la luz de los ocasos, se recuesta en la noche cuando tiemblan los ojos, reverdece junto al alba donde tú pesteñeas, donde yo trazo un sueño, columpia sus certezas en el aire de las dudas, de las dunas, de las dalias, se retuerce como tú en la interrogación, como yo en el signo de la interrogación..., y se interroga sobre la piel de los días, sobre los poros del silencio, sobre el perfil sin luz de las esperas; nos llega, se aparta luego, se desvela en las palabras, se encarna en líneas sin un punto, se acerca al límite del juego de las incertidumbres, así, como insinuante en el labio, en el filo de la aproximación, en el umbral del claroscuro..., y desguaza la ciencia en partículas de corazón: y nos vamos, nos somos, nosaltros, nosmismos, nosmimos hundiéndonos en el mar de un beso que nos muere.