Friday, April 21, 2006

Simplemente femenina


Esta mañana mientras rebuscaba en la biblioteca de casa, encontré dos piezas dignas de ser comentadas, y así, con esta introducción tan breve, acometo mi labor. Entre libros amarillos y no tanto, aparecieron un par de agendas Telva de los años 1974 y 1975. Un formato ideal, pasta dura, estampado setentero floreado de lo más "cool" y un contenido de excepción. Merecedoras de ser incluidas en un estudio positivista-antropológico de la evolución del papel de la mujer. Meses y días muy bien organizados, me preguntaba qué sería hoy 21 de abril en aquel 1975. Pues se trataba de un II domingo de Pascua, véase el componente religioso. En la agenda, a pie de página, cada día aparecía un recetario con propuestas de comida para el almuerzo y la cena, con el fin de hacer más fácil las labores femeninas para con su familia. Junto a esto un "sinfïn" de consejos de y sobre mujeres, sobre hijos, bebés, maternidad, licuadoras, cómo hablarle al hombre cuando vuelve del trabajo, consejos para un hogar con flores, consejos sobre el cuidado de la ropa y algunos secretos de belleza impartidos por la mismísima Helena Rubinstein.
Ya veis, quien diría que treinta años más tarde, las cosas evolucionarían tanto, y si no lo tienen claro vasta con ehar un vistazo a cualquier edición Cosmopolitan o a algún Vogue, para los y las más "lignt". Claro que ningún árbol sin raíces crece, estos eran los prolegómenos tímidos de una progresiva pertura de la mujer al mundo, y una gráfica muestra del papel de entonces.
Hoy mucho más renovadas, y formando parte de todos los ámbitos como cualquier hijo de vecino, las mujeres no nos obsecamos ni nos molestamos por consejos de belleza, por sentirnos guapas y femeninas, nos gusta saber de cocina y somos igual de profesionales. Me alegro que se acaben los radicalismos, apuesto por una más que moderna postura conciliadora, sí que somos diferentes pero igual de personas, ya no hay que luchar tanto, al menos no tanto por aquí, quizá en otros campos.
Una pequeña nota homenaje son mis palabras. Para Simone de Beauvoir, ejemplo de luchadora por los derechos, especialmente femeninos. El pasado 16 de abril hacía veinte años de su muerte.

2 comments:

libertanguera said...

Para no parecer desactualizada, te escribo en el más reciente aunque no puedo dejar de saludar a mi querida editora, espero que tu vigésimo octavo aniversario se celebre durante los próximos 363 días. Es un placer acerarme a vosotras desde esta carta al director que me ofreces, majo, gracias por los buenos ratos. Besitos. PeP.

Deke said...

¿Entiendes ya por qué cada mes compro Glamour?

No te olvides: café el martes. Ubicación: Cambiemos esta vez; te espero en el café loft que es más cool.