Wednesday, May 10, 2006

filólogos/as en paracaídas


Horas llenas de segundos en Atenea. Años en Filosofía y Letras. Toda una vida de colegio e instituto. Opositores inquebrantables. Esta historia merecía un buen final. La clave, ayer en una clase de lengua. Por fin obtuve la respuesta de por qué nos obsecamos los filólogos en seguir estudiando cuestiones, que desgraciadamente no le importan nada o casi nada a nadie. Mientras el mundo suspira por la vacuna contra el Sida, la gente suplica por remedios contra el cáncer, cuando el mundo se emborrona con manchas de petróleo, etc., nosotros, los de letras, nos obsecamos en dar una solución integradora a ese problema harto conocido, a saber: el verbo "sucedió". ¿Qué hacemos con él? ¿Lo tratamos como predicativo o como atributivo? Una solución integradora, por favor! Desde los sesenta del siglo pasado, la gente ha dedicado gran parte de su tiempo a esta cuestión.
Antes que nada, quiero aclarar, que la plumita que escribe, es también filóloga, sólo es que hay cuestiones que me parecen dignas de ser revisadas. Ayer entre mis compañeros y compañeras de clase, riendo, decía que todos estos estudios sin sentido son producto de un solo factor, y no son los "studia humanitatis", sino algo más fuerte aún: el paro. Convenceos, cuando el hambre aprieta, los colegios no abundan y el Quijote aún no es comestible, si eres filólogo/a en paro, lo mejor que puedes hacer es buscarte una construcción sintáctica un tanto compleja y .... ¡ a escribir! no os preocupeis, vuestro trabajo será recompensado, algún día después de sesenta años, alguien os citará en alguna tesis.
Para los más esforzados, ya pueden enviarme sus ideas y trabajos, a éste su periódico, la voz de todos los pirados y piradas que conformamos el núcleo "FILÓLOGOS/AS EN PARACAÍDAS", para que vuestras letras sean publicadas antes que la nieve borre el rubor de vuestros rostros.

4 comments:

libertanguera said...

si tras el tortuoso camino del escritor parado, encontramos un trabajo (de esos remunerados), lo más sensato será aprovecharlo, por si a alguien se le ocurre reconocer tu valía sesenta años después de tu muerte... una injusticia, la verdad. besitos.

Deke said...

Doy fe de las palabras de nuestra estimada periodista.Yo estuve allí aquella deturpada tarde de martes en que todo aconteció... Tarde en que nuestras vidas de filólogas en paro se convirtieron en soldados de élite del cuerpo de paracas. Por fin todo estaba claro; nos habíamos licenciado para rebatir lo rebatido, para profundizar en lo que a nadie ( exceptuando a doctos de la estirpe de J.M) le conducen al más puro éxtasis santateresiano. Sí, allí estábamos todas con nuestros bolígrafos de colores y nuestras mechas, no sólo dispuestas a irnos al corte inglés en cuanto terminara la clase magistral, sino con las ideas mucho más claras:
Eramos filólogas, éramos jóvenes, éramos avispadamente capaces de ello...¡IBAMOS A AUMENTAR LAS TEORIAS SINTACTICAS! ( POR CIERTO, ME PIDO EL SUPLEMENTO )

Un breve apunte; el dilema se creó en torno al verbo parecer no ha suceder...lo que ocurre es que estabamos tan estupefactas ante los posibles casos resultativos, efectuados, desplazados y afectados del objeto directo que al final se nos fue el santo al cielo.

Buen artículo señorita; prometo comprar su tesis gramatical

admin said...

Me encanta el post, me acerca a un mundo totalmente alejado a los que nos perdemos en los números, en los bits, sin duda un mundo mucho más profundo y bello el de las letras, aunque... algunos también encontremos en los números cierto tipo de belleza o al menos de orden y concierto.

Entre letra y letra os recomiendo una visita al Gazpachito, El portal con las noticias más refrescantes.
Espero sepan perdonar la calidad de los contenidos, y recuerden el lema del Gazpachito No solo No es verdad, sino que además No es verídico.

http://gazpachito.iespana.es

Se admiten colaboraciones

Anonymous said...

El cuidado de las formas ya descritas es importante. El analisis de las bases y descubrir el porqué en cualquier ámbito es necesario. El poner cierta cordura a la locura es imposible pero intentarlo es loable. Tened en cuenta que intentáis analizar el lenguaje que millones de personas utilizan cada día para comunicarse. El lenguaje que todavía rudimentariamente seguimos utilizando y que hacemos, tan mal. Pensad, que sois la única esperanza de que la humanidad encuentre una nueva forma de comunicación entre sus congeneres, A través del conocimiento de las reglas es la única forma de mejorar nuestro entendimiento, por lo que no ceseis en vuestro afán de corregirnos, a todos los que nos ampeñamos en destruir el lenguaje a base de continuas picias gramaticales.

Aunque no tengais un trabajo lo suficientemente remunerado, tened piedad de los mediocres, que generalmente ganan más.