Friday, May 12, 2006

Tau



Doce de mayo. Hoy luce un sol resplandeciente.
El cielo está contento.
Hace justo un año decidiste salir volando.
Hablar de la vida a veces es inútil cuando se es consciente que de ella también forma parte la muerte.

Hoy ya no me da miedo.
Tu presencia es como un perfume que lo ha impregnado todo. Ahora igual que antes, no desapareces. Estás siempre.
A veces oigo tu risa, te espero los sábados que aparezcas bajo el arco de casa.

La alegría sonrosaba cada día tus preciosos labios.
Parece que aún siento el calor de tus mejillas.
Es dificil sobrevivir sin tenerte.
Escribo para tí. Todo sigue para mí igual de vivo.
Un ángel antes y ahora y para siempre.

2 comments:

Anonymous said...

Muy sentido, Majo, entrañablemente lírico: el sentimiento encarna en cada palabra. Y bien puntuado.

Deke said...

Me has hecho llorar y eso es señal de la intensidad que trasmite tu poema.
Me has recordado muchas cosas que tú afontas con vitalidad y entereza y que a mi parece que me cuesta demasiado superar.
No sigo que estoy llorando. Un beso. Ya sabes que te quiero.