Wednesday, May 24, 2006

tic-tac


Con este reloj aparentemente deforme empezamos la mañana. Diario de una licenciada del siglo XXI.
25 de mayo de 2006. Me levanto a las siete, ni un minuto más ni menos. Tras una ducha de agua caliente, primera taza de café acompañada de mi madre, mi compañera más leal. El sabor y olor del café recién hecho es como un perfume penetrante y sedante para mí.
Sentada ahora frente a la montaña de papeles, repasos, lecturas, nuevos conceptos, agobio, hoy sí, mañana no...
El mundo voltea en mi mente como aquellas rotas medievales, hoy perfecto, mañana un adefesio, igual mi ánimo, según el día, según el tema, según el sol se deleite en mis ojos o me acaricie al sesgo.
Hoy un día más de esta larga espera, casi dos años, rodeada de setenta y dos amigos que me acompañan a todas partes. Ya forman parte de mi vida. Espero echar de menos a estos 72 luceros de la sabiduría.
Y terminará. Hoy empieza la cuenta atrás. 25 de junio. Ahora son casi las nueve, seguramente leais esto más tarde, para entonces, casi habrá acabado, pero eso será otro día, y otro tema.
Tic-tac- tic-tac....

5 comments:

deke said...

Demasiado profundo para refutarlo.

Estoy con síndrome postferial.
No creas que no me acordé de ti entre rebujitos y bailoteos. Sabía de sobre que tú andarías peleando con el tema 23 o con el 12 o con el 30 o con el 2 o con algunos de tus favoritos...del 41 al 72.
Yo ya tengo las pilas alcalinas para esta recta final que tanto recalcas y con la que no deberías obsesionarte. No cuentes días ni horas. Sigue tu ritmo que es el que no falla. Ya sabes, el ritmo que marca el corazón de las buenas personas. El acompasado.

Anonymous said...

yo tb quiero tener un diario

Tu usuario más anónimo said...

No te agobies, no te obsesiones. Saldrás adelante. Siempre lo has hecho y eso no cambiará.
Ánimo.
Ayer (un ratito en la feria) te eché mucho de menos.

UBALINA said...

Majo, tienes toda la razón. El amanecer de cada día me resulta cada vez más pesado, siento como las contracturas azotan mi espalda, y mi mi mente, a veces, se niega a seguir, me peleo muy a menudo con ella!!!

Paciencia amiga, ya nos queda menos para seguir otros dos años más estudiando!!!!

desde el mar de plástico said...

Comprendo perfectamente tus altibajos pero quiero que sepas (y te lo digo desde la experiencia) que un sacrificio tan inmenso reporta una inmensa recompensa. Sigue adelante. Verás como todo sale bien. Muchos besos. Nos vemos en Sanlúcar.