Thursday, May 04, 2006

Segunda ley del amor




Ningún hombre quiere convertirse en tu mejor amigo.Hay una gran diferencia entre ser el novio y ser el mejor amigo. En primer lugar, los chicos no aspiran a repasar, con pelos y señales, los detalles de tu discusión con tu compañera de trabajo, ni a saber cómo eran las cuatro faldas y las seis camisas que te probaste en El Corte Inglés. No. “Normalmente, los hombres se agobian, y hasta se confunden, cuando el flujo de comunicación es constante y abundante”, dice Michel Gurian, autor del libro ¿En qué estará pensando?: Cómo funciona la mente masculina (Ediciones Urano S.A.). “No estamos hechos para relacionarnos de ese modo y situaciones como ésas nos saturan”, afirma. Así que, no te sorprendas si cuando le estés contando algo a tu novio adviertes en su mirada un mensaje del tipo “preferiría estar viendo el debate sobre el estado de la Nación”. Y recuerda: cada vez que le cuentas algún detalle de tu vida, se borra parte de esa excitante sensación de misterio que suele planear sobre las relaciones más sensuales. Tomás, de 26 años, nos explica el porqué. “A veces, cuando estoy cenando a solas con mi chica, me encanta imaginarme que la desnudo poco a poco. Pero, francamente, es difícil seguir con mi fantasía si ella no para de hablar y de contarme lo que ha dicho, hecho y deshecho durante todo el día.” (www.cosmopolitan.es)

Buceando entre periódicos del día y revistas de la semana, me encuentro con un decálogo de "leyes de amor", entre los que se encuentra esta "segunda ley del amor", que arriba os regalo. Argumentadas por spicólogos, antropólogos, etc., por si dudábamos de las conclusiones. En el famoso estudio intentan aclararnos que el amor es menos idealista de lo que esperamos y buscamos y nos incitan a aceptar una "supuesta" cruel realidad pero... real al fin y al cabo. De nuevo más diferencias entre hombres y mujeres. ¿Cuándo va a acabar la guerra de sexos? ¿o es que mejor olvidar la guerra y aceptar que nos rendimos? Creo que definitivamente somos diferentes. Juzgad vosotros y vosotras mismas, espero vuestros comentarios esperanzadores.

3 comments:

Deke said...

En estos días de cambios climáticos insolentes y de despertares remolones me pregunto:

¿Qué estará haciendo Salicio y Nemoroso en estos momentos?

Si yo fuera uno de ellos lo más probable es que hubiera pasado de lamentaciones y que estuviera tumbada en un valle tomando el solecito del locus amoenus que dicen que es el que broncea sin quemar tu 5.5.

Probablemente, habría invitado al resto de mis amigas pastoras a una terracita bucólica del centro a tomar un zumo de gomivalla light y que, en vez de perder el tempus lamentando , precisamente, el paso del tempus, estaríamos estableciendo prioridades sobre " dulces prendas --al contrario que Garcilaso--bien halladas" ...

Será el cambio generacional u hormonal pero sigo pensando que Horacio fue el tío más cojonudo del mundo; de hecho, me atrevo a decir que si no hubiese inventado el tópico del CArpe Diem, yo lo habría puesto en circulación.

Focas, va por ustedes: Una adalia cuidaba sevilla en el barrio de la ....MONPANSIé

Deke said...

Y sobre tu artículo:

En ocasiones, mis robosroswkys muestran más interés en mis parlamentos que mi futuro esposo... Ley de vida. Pero para eso inventó Dios a las amigas, y a ellos para apretar bombillas y abrir latas de atún.

Ya lo dijo Eu en un descanso de una clase ateniense: "Ya me extrañaba a mi que para ser hombre pudieras hacer dos cosas a la vez"...

La pequeña "Memo" said...

Querida Majo:¿es que a estas altura de tu vida y después de todo lo visto sigues dudando que hombres y mujeres somos diferentes?? Yo siempre lo he tenido claro. Ambos poseemos una estructura de mente y cuerpo dispar... en tu artículo queda suficientemente ilustrado... no lo crees?? Por lo único que hay que "luchar" es por tener lo mismos derechos y deberes. Es en eso en lo que deberíamos ser iguales.
Un acierto haber incluído el fragmento de "Cosmopolitan". Nunca vienen mal unas risas...
Besitos.